El proyecto Medalla de Tokio recicló viejos aparatos electrónicos, como teléfonos inteligentes y ordenadores portátiles, para fabricar las medallas olímpicas que se entregan en los Juegos de Tokio.

Para los japoneses, el proyecto ofrecía una oportunidad única de formar parte de los Juegos.

La campaña hizo un llamamiento al público para que donara dispositivos electrónicos obsoletos para el proyecto. Estamos agradecidos por la cooperación de todos.

Hitomi Kamizawa, portavoz de Toyko 2020.

El proyecto aprovechó el hecho de que miles de millones de metales preciosos como el oro y la plata, que se utilizan en los dispositivos electrónicos, se desechan cada año en todo el mundo gracias a que la gente simplemente tira o quema sus aparatos en lugar de asegurarse de que se recogen y reciclan adecuadamente.

Una cadena de suministro de reciclaje.

En Japón se realizó un esfuerzo nacional de dos años para recoger suficiente material reciclado para producir unas 5.000 medallas de bronce, plata y oro para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Hasta el 90% de las ciudades, pueblos y aldeas japonesas participaron estableciendo lugares de recogida de donaciones donde cientos de miles de ciudadanos japoneses donaron sus viejos dispositivos electrónicos.

La campaña de reciclaje produjo 32 kilos de oro, 7.700 de plata y 4.850 de bronce. Todo ello a partir de casi 80 toneladas de pequeños aparatos eléctricos, como teléfonos y ordenadores portátiles viejos, dijo Kamizawa.

Aunque este tipo de esfuerzos de reciclaje suelen parecer sencillos, el proyecto de la medalla tuvo que involucrar al gobierno nacional, a miles de municipios, empresas, escuelas y otras comunidades locales.

Una de las principales empresas implicadas fue Renet Japan Group, cuya filosofía empresarial gira en torno a la sostenibilidad.

Desarrollamos un movimiento de gestión de residuos para el proyecto de la medalla con la cooperación de muchas partes interesadas, desde el gobierno japonés hasta las comunidades locales.

Toshio Kamakura, director de Renet Japan Group.

Cuando el proyecto se puso en marcha en abril de 2017, solo había unos 600 municipios a bordo. Al final del proyecto, en marzo de 2019, esa cifra había aumentado a más de 1.600. Hubo una gran campaña de relaciones públicas y se crearon puntos de recogida para facilitar la contribución de la gente, dijo Kamakura.

La recogida de los aparatos usados fue sólo el primer paso. Tras un proceso de desmantelamiento, extracción y refinado por parte de los contratistas, el material reciclado se moldeó con el diseño de Junichi Kawnishi, un diseño que se impuso a otras 400 propuestas en un concurso convocado por Tokio 2020.

Una visión más amplia.

Aunque los japoneses serán los primeros en tener todas las medallas olímpicas hechas de material reciclado, el concepto no es nuevo. En los Juegos Olímpicos de Río 2016, el 30% de la plata para fabricar las medallas de oro y plata se obtuvo a partir de materiales reciclados, como piezas de automóviles y superficies de espejos.

De cara a los Juegos de París de 2024, en los que el cambio social y la mejora del medio ambiente son algunos de los temas principales, se espera que el proyecto de medallas de Tokio 2020 siente un precedente.

En cuanto al aspecto medioambiental, Kamakura cree que es necesario seguir construyendo una sociedad de materiales más sostenible.

Tomado de EcoInventos

guest
Su correo no será publicado
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x